Tuesday, April 28, 2009

 

Pronunciamiento de los lingüistas de la PUCP

Un amigo me hace llegar este documento. Lo publico aquí con mucho orgullo, pues se trata de mi Alma Máter. De más está decir que suscribo plenamente su contenido.



Pronunciamiento de los profesores de la Sección de Lingüística de la
Pontificia Universidad Católica del Perú


A LA OPINIÓN PÚBLICA

Frente a la reciente publicación, en un diario local (Correo, 23/4/09), de apuntes personales redactados por la congresista Hilaria Supa durante un debate en la sede del Congreso, los profesores de la Sección de Lingüística de la Pontificia Universidad Católica del Perú expresamos a la opinión pública lo siguiente:

1. Existe una sustancial diferencia entre los apuntes personales, como un género especial de la lengua escrita, y otros textos de índole formal, que suponen un trabajo específico de elaboración y revisión. Esta distinción refleja la versatilidad de los redactores, quienes son capaces de distinguir entre diversas formas del código según el contexto en que la escritura se produce. Así, un redactor puede estar en condiciones de escribir a un amigo un mensaje electrónico en un registro coloquial y, minutos después, elaborar un artículo académico en un registro formal. Por tanto, desde el punto de vista lingüístico, es engañoso juzgar el manejo de la escritura que tiene un redactor sin tomar en cuenta esta distinción de géneros y registros.

2. Las faltas de ortografía y redacción contenidas en el texto fotografiado por Correo son expresión de la base fonológica y gramatical que la congresista Supa posee en virtud de su lengua materna, el quechua. Esta base genera, como es natural, una influencia en la adquisición del castellano como segunda lengua. Este tipo de influencia es común entre los bilingües quechua-castellano, quienes, en su gran mayoría, no han podido consolidar su aprendizaje del segundo idioma en condiciones apropiadas, como las que podría brindar la educación intercultural bilingüe, por razones políticas y económicas. Por tanto, no se puede juzgar la competencia en la escritura castellana de la congresista Supa como una dimensión independiente de su condición de quechuahablante, y hacerlo constituye una manipulación de los hechos lingüísticos.

3. Los problemas de ortografía propios de los bilingües, como el cambio de las vocales i/e y u/o y las faltas de concordancia, constituyen elementos importantes de un estereotipo acerca de los quechuahablantes que se ha generalizado en una sociedad jerarquizadora como la peruana. Este estereotipo consiste en pensar que dichos hablantes son, por necesidad, individuos carentes de inteligencia, cultura y educación, individuos que pueden ser calificados, en suma, de personas ignorantes. De este modo, a partir de las faltas mencionadas, Correo infiere que la congresista Supa posee las características descritas, lo que queda reflejado en el titular de portada “¡Qué nivel!” (Correo, 23/4/09) y en la columna de su director (24/4/09), en la que afirma: “Tocábamos el tema [de la escritura de la congresista] porque nos preocupa que el bajo nivel intelectual del Congreso dañe tanto a nuestra democracia”. Queda claro, pues, el carácter discriminador de este procedimiento, basado en un estereotipo.

4. Otro hecho que es indispensable considerar en este caso reside en que las interferencias del sistema vocálico y de la sintaxis del quechua en el castellano constituyen dos de los rasgos lingüísticos más estigmatizados por los monolingües castellanos en el habla de los bilingües; es decir, estamos ante una de las características lingüísticas que con mayor frecuencia se utilizan para juzgar negativamente a dichos hablantes y discriminarlos. Quienes insisten en juicios como los que son materia de este pronunciamiento contribuyen a perpetuar una manifestación de violencia lingüística que se ha venido infligiendo en el Perú desde hace siglos contra los hablantes de lenguas indígenas cuando se expresan en castellano.

5. Todas las lenguas constituyen una reserva de sabiduría acumulada por generaciones de hablantes que han tenido una particular e irrepetible relación con el mundo. Desde el punto de vista lingüístico, valen tanto, pues, el quechua como el castellano, el asháninka como el inglés, el shipibo como el chino. Sin embargo, en nuestro país, la falta de manejo de un aspecto del castellano —la escritura— se entiende por algunos como una carencia inadmisible en alguien que ejerce un cargo de representación, mientras que gran parte de los hablantes del castellano no reconocen como un problema la ignorancia de aspectos básicos del quechua, del aimara y de las lenguas amazónicas. Desde nuestro punto de vista, esta percepción expresa falta de cultura y, a la vez, refleja la desigual distribución de espacios de poder no solo para las lenguas peruanas sino también para sus hablantes.

6. Por todas estas razones, los profesores de la Sección de Lingüística de la Pontificia Universidad Católica del Perú condenamos este acto de discriminación y violencia lingüística. Actos como estos son inaceptables en una sociedad democrática, embarcada en la búsqueda de una convivencia creativa y enriquecedora entre sus diversas matrices culturales. Sin embargo, nos complace, al mismo tiempo, ser testigos de la pluralidad de reacciones en contra que este hecho lamentable ha generado.

Labels:


Comments:
Recomiendo leer y discutir la respuesta de Martha Hildebrandt a tu artículo en La República y al pronunciamiento de los profesores de la PUCP, publicada hoy miércoles 29 en Correo:

LIMA | La lingüista Martha Hildebrandt afirmó que la escritura del español de la congresista Hilaria Supa "no es el mejor ejemplo" de "español andino", es decir, del dialecto "quechuizado" que forma parte de los tantos que existen del castellano en el Perú.

Ello en relación a la opinión de algunos de sus colegas lingüistas, que han adoptado esa postura para justificar las fallas ortográficas de la nacionalista.

"Yo tengo un mejor concepto del español andino. Lo que ella (Supa) escribió tenía mil deficiencias y faltas que no son español andino, son español deficiente... No es el mejor ejemplo de español andino", declaró a Correo.

De otro lado, Hildebrandt criticó que pese a haber transcurrido tres años desde que fue elegida congresista, Supa no se haya preocupado por mejorar su español.

"Ella tenía todo el derecho a ser elegida (congresista) pese a ser anafalbeta, pero eso no quiere decir que tres años después tenga derecho a seguir siéndolo, sobre todo con el sueldo (que percibe). Eso le permite contratar un maestro, ¿no?", se preguntó.

Agregó que si Supa no ha considerado necesario mejorar su español, ella está demostrando que no aprecia el idioma oficial del Perú.

AGUSTÍN CHÁVEZ
 
Desde España me parece que tienen toda la razón en la crítica:los monolingües se sienten superiores y desde su límtada cultura critican y ridiculizan. Es una pena que ser monolingüe lleve a ser tan cerrado.

En España lo sufrimos a diario pero poco a poco algunos se van dando cuenta del valor de la diversidad.
 
Me parece óptimo el comentario de los linguistas de la catolica, sobre todo cuando pseudoperiodistas se las dan de correctores de los demas, siempre es necesario que personas calificadas en el tema (como en este caso profesores de linguistica de la catolica) enseñen a estos verdaderos ignorantes de la lengua a no discriminar a los demas, x cierto solo para agregar a un post anterior donde se cita a la señora hildebrant, la señora supa no esta menospreciando el idioma oficial del Perú (el castellano) xq el quechua tambien es oficial, saludos x el blog.
 
Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?