Saturday, November 25, 2006

 

Se fregó la Francia, se jodió el Perú

Años después del fusilamiento de Iturbide, prócer de la independencia y primer Emperador mexicano, los monarquistas, en alianza con la Francia de Napoleón III, cuya tropas ya ocupaban México en ese momento, convencieron al Archiduque Maximiliano de Habsburgo de aceptar la corona imperial. Aunque el nuevo emperador hizo todo lo posible para congraciarse con sus súbditos (repartió tierras, dio libertad de cultos, hasta adoptó como herederos a los hijos de Iturbide), nunca pudo quitarse de encima la condición de títere de los franceses, y resultó culpable por las atrocidades que todo ejército extranjero comete en el país invadido. Cuando los patriotas derrotaron a los franceses, Maximiliano fue fusilado. La sabiduría popular mexicana resumió esta derrota en un adagio con doble aliteración: Se fregó la Francia por la mala gobernancia.

El dicho, al parecer, hizo fortuna. En particular, la primera parte, Se fregó la Francia, se emplea en algunos lugares como expresión general para indicar que algo se ha deshecho. Así reporta este sentido un diario ecuatoriano:

Los modismos, como indica el docente, pueden ir desde los muy serios o humorísticos, hasta los sarcásticos, críticos, deportivos, irónicos, insultantes... Otros también llevan juego de palabras de carácter auditivo como "Se fregó la Francia" (al describir que algo se rompió), combinando sonidos "fr".
El Mercurio, 10 de julio del 2006

Me cuenta mi amigo Miguel Rivera que él también ha oído esa expresión en el Perú, usada para referirse a cualquier situación que se ha arruinado, sin referencia alguna al país. Eso no es nada raro. Todos conocemos expresiones como Vale un Perú ("es algo valioso") o Irse a Timbuctú ("irse muy lejos") para expresar sentidos sin referirse a esos lugares.

Miguel Rivera me informa también sobre el reciente artículo de Luis Jochamowitz en Perú21, que comenta este curioso párrafo en la columna de opinión de Irene Lozano, en el diario madrileño ABC:

A veces es fácil determinar el momento preciso en que se jodió el Perú. En la sanidad pública ocurrió cuando se cambió el nombre a los médicos de cabecera, llamados así porque se colocaban a la cabecera de la cama del enfermo para estrecharle la mano mientras le auscultaban y desearle una pronta recuperación al despedirse. Algún iluminado ideó lo de «médicos de atención primaria», y el Perú se fue al carajo.
Irene Lozano. ABC 16 de noviembre del 2006

Como bien nota Jochamowitz, la columnista no se refiere para nada a nuestro país, sino que usa la expresión Se jodió el Perú para señalar el momento en que, en su opinión, se arruinó el sistema de salud español. La frase, como bien sabemos, es una adaptación de una frase similar en la primera página de la novela de Mario Vargas Llosa, Conversación en La Catedral: el narrador nos cuenta en discurso indirecto que un personaje se está preguntando en qué momento se había jodido el Perú. Transformada a discurso directo, la expresión resultante, en qué momento se jodió el Perú, ha devenido en una pregunta con relevancia política e histórica, hasta convertirse en emblemática de la actitud pesimista frente al destino de nuestro país (y es inclusive un tanto cliché). Pero, a juzgar por esa frase de Lozano, fuera del Perú, lo mismo que Se fregó la Francia en lo que le corresponde, se usa como un modismo para indicar el deterioro general de una determinada situación.

Es pertinente preguntarse si deberíamos preocuparnos demasiado por ese empleo. Aunque Jochamowitz se alarma inicialmente, intuye hacia el final qué es lo que está pasando. Ese giro debe entenderse en relación con su cara opuesta, Vale un Perú. Esta expresión convirtió Perú en equivalente a algo valioso y deseable, rico y productivo. En ese contexto, Se jodió el Perú quiere decir que algo valioso se ha perdido, que un paraíso se ha arruinado. Esto se ve confirmado por el final del párrafo: el Perú se fue al carajo. Vemos aquí que el modismo no consiste tanto en asociar joder y Perú, sino más bien en reafirmar la idea ya establecida en Vale un Perú: Perú sigue indicando un lugar paradisíaco, solo que ahora nos lamentamos que se haya arruinado; es, por así decirlo, un ex-paraíso.

Labels:


Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?